Para acceder a este vídeo, solicite acceso al departamento comercial.

Foto del vídeo

Raquel Meroño se proclama ganadora de ‘Masterchef Celebrity 5’

Raquel Meroño se proclama ganadora de ‘Masterchef Celebrity 5’. La actriz asegura que cocinar le apasiona tras su paso por el concurso: “Cocinar me supone un placer que no entiendo cómo he tardado tanto, he estado torpe. Antes me resultaba como para que tanto tiempo cocinando para que se lo coman en dos bocados… no le veía el sentido y es un acto de amor que además te relaja”. Raquel ha hecho muy buenas migas con sus compañeros y está muy feliz de haber compartido tiempo con ellos: “Ha sido una maravilla. Estamos todos súper contentos con el grupo que han hecho este año. Yo sigo insistiendo en que creo que la productora lo ha hecho de miedo, han querido que haya alegrías en las casas porque estamos pasando por épocas muy difíciles y han metido gente de luz, gente buena a divertirse y hacer que la gente se divierta. Todos los pequeños piques que se veían se quedaban siempre en cocina y hemos hecho una pandilla maravillosa. Hemos aprendido mucho los unos de los otros porque eso sí, el grupo era ecléctico porque cada uno era de su padre y de su madre, y creo que por eso ha sido tan hermoso y tan gratificante porque hemos podido convivir seres que no tenemos nada que ver y nos hemos enseñado un montón”. Sobre en que punto se encuentra la relación con el padre de sus hijas, la ganadora de Masterchef Celebrity explica: “Sí, Santi es familia. Es como un hermano ya. Están las niñas, mis hermanas, Santi… eso se lo prometimos a las niñas cuando nos separamos y lo hemos cumplido a rajatabla, además ya nos tratamos como hermanos. Está muy bien”. Raquel Meroño se sincera y asegura echar de menos la interpretación: “me están hablando para un posible proyecto para ficción que ojalá porque es lo que más quiero ahora mismo. Voy a poner a todas mis neuronas a focalizar en una serie que es el amor de mi vida, la interpretación. Se quedó ahí por el camino y me muero por recuperar”. Total Raquel Meroño: - Raquel, enhorabuena. - Muchas gracias. - ¿Cómo ha sido ganar Masterchef? - Pues ha sido un viaje durísimo, pero con una recompensa inmejorable. - Tú estabas ahí y tampoco destacabas demasiado. - Sí, la evolución ha sido muy curiosa porque al principio nadie daba un duro por mí, incluida yo. Entré con muchos miedos de que no me echaran la primera o la segunda, luego ya como estaba estudiando tanto y me estaba preparando tanto de alguna forma algo hizo clic y ya empecé a entender a la olla desde dentro cómo digo yo. Empecé a darme cuenta de que iba la cocina, la magia y el arte de buscar, de mezclar, de sofreír, de buscar las temperaturas, de cocinar. Ahí se empezó a despertar el entendimiento y la magia. Luego ya a partir del sexto que ya me eligen por primera vez la mejor de la prueba, y, es más, fue un programa muy especial porque no había capitanes y mis propios compañeros decidieron que yo dirigiese ese cocinado porque confiaron en que lo iba a hacer mejor que ninguno. Entonces, no solamente salieron las mejores patatas suflés de la historia de Masterchef sino que además nos salieron unas carrilleras increíbles, el equipo ganó y ahí sentí como mucho cariño y admiración por parte de mis compañeros. Raquel Sánchez Silva me escribió una carta maravillosa aquel día que me empoderó de una forma brutal porque me dijo cosas que dije voy a confiar en mí. - Me da la sensación que eres una persona muy responsable viéndote en el concurso. - Sí, claro. Me encanta que las cosas salgan bien y me encanta disfrutar mientras que las cosas salgan bien. Soy una mujer muy disfrutona y creo que los objetivos son importantes, pero mucho más importante el camino porque conseguir grandes logros sin estar sufriendo no tiene ningún sentido. Entonces, a partir del cuarto que fue cuando se fue Raquel y yo lo pasé fatal, ahí tuve que hacer un parón y decir paro, vamos a recapitular, esto no lo podemos llevar por aquí… Esto es una oportunidad maravillosa y tienes que disfrutar, entonces ya llegué a mi cuarto pensando que te echen cuando te echen, pero mientras que estés aquí disfruta. Yo creo que eso se ha visto porque mucha de la gente que me sigue en redes me ha dicho lo importante es que siempre se haya hecho todo disfrutando y con una sonrisa, siendo buena compañera y sin hacer cosas raras. - Además, tiene mucho mérito que estuviste cocinando con las manos llenas de ampollas y eso tuvo que ser doloroso. - Eso fue lo peor porque además no solo fue ese fin de semana preparando el plato recién quemadas y cuando llegamos a la prueba de Dabiz Muñoz que estuvimos trabajando con chile… Tú cuando estás trabajando siempre te cortas un poquito los guantes y ahí empezó a colarse el chile, y terminé con las manos palpitando. También es curioso que durante el cocinado la adrenalina es alucinante. Durante el cocinado no me molestaban y una vez terminó empezó aquello a ponerme hasta enferma, me estaba mareando y todo. - Has pasado de saber solo calentar el microondas a hacer cosas creativas como la comida de Bali. ¿Es verdad que solo sabías utilizar el microondas? - Te lo prometo que yo jamás había cocinado en la vida, no me canso de decirlo que cuando era soltera hasta desayunaba fuera de casa. Venían mis hermanas a verme y me decía: ¿de vedad no puedes tener un litro de leche, hija mía? Era cómo que no, la cocina no. - Pero tienes un negocio. - Todavía no lo tenía en aquella época. - Digo ahora que solo sabías utilizar el microondas. - No he cocinado nunca, pero me encanta comer. Me encanta comer, soy súper glotona y eso me ha ayudado mucho para poder cocinar si tienes buen paladar te ayuda bastante. - ¿Y con los compañeros que tal? ¿Has hecho amistades que duran? - Ha sido una maravilla. Estamos todos súper contentos con el grupo que han hecho este año. Yo sigo insistiendo en que creo que la productora lo ha hecho de miedo, han querido que haya alegrías en las casas porque estamos pasando por épocas muy difíciles y han metido gente de luz, gente buena a divertirse y hacer que la gente se divierta. Todos los pequeños piques que se veían se quedaban siempre en cocina y hemos hecho una pandilla maravillosa. Hemos aprendido mucho los unos de los otros porque eso sí, el grupo era eclético porque cada uno era de su padre y de su madre, y creo que por eso ha sido tan hermoso y tan gratificante porque hemos podido convivir seres que no tenemos nada que ver y nos hemos enseñado un montón. - ¿Qué te han dicho tus hijas? - Mis hijas es que están en shock. Están cómo yo, me miran a mí y no se lo creen… Anoche se vino una a dormir conmigo y me decía: mamá, ¡qué has ganado! Estamos todavía intentando asumirlo. - Las dos son riquísimas. - Son riquísimas, son una belleza. - ¿Tienen claro que quieren ser de mayores? - Están dando unos bandazos. Primero decían astronauta, luego quería ser granjera, luego actriz, luego decoradora, ahora quiere cocinar… Hasta que no encuentren su propia vocación pues van copiando. - ¿Le vas a sacar partido a esto a nivel profesional? Personal imagino que te tocará a ti hacer las comidas de Navidad este año. - Por supuesto y encantada. Llevo un retraso de años que no he hecho absolutamente nada así que estoy deseando. Estoy deseando, llevo pensando en un menú… Lo he cambiado cinco veces, pero sí, ahora siempre cocino cuando hay invitados. Cocinar me supone un placer que no entiendo cómo he tardado tanto, he estado torpe. Antes me resultaba como para que tanto tiempo cocinando para que se lo coman en dos bocados… No le veía el sentido y es un acto de amor que además te relaja. Es precioso coger los alimentos, mezclarlos, aderezarlos… Es muy guay. - Hemos visto que con Santi tienes una relación estupenda y nos dio mucho gusto verlo. - Sí, Santi es familia. Es como un hermano ya. Están las niñas, mis hermanas, Santi… Eso se lo prometimos a las niñas cuando nos separamos y lo hemos cumplido a rajatabla, además ya nos tratamos como hermanos. Está muy bien. - ¿Cómo se presentan las navidades? - Pues fíjate, ayer por ejemplo vimos el programa con mis padres por Zoom y luego vinieron mis hermanas, pero dejaron a los sobrinos fuera porque si no éramos ya más de seis o sea que esto es un rollo y es tan triste. Vamos a ver primero si amplían a diez, si hace un día bonito porque en vez de cena de Nochebuena hacemos comida de Navidad en un jardín. Estamos esperando a decidir a última hora, lo que sí está claro es que, pues ya está que, si no se puede un año, pues no se puede. Tampoco hay que meterle más drama del que ya existe, ya habrá tiempo de celebrar y ya habrá tiempo de ponerse al día en abrazos. Ahora vamos a intentar salir bien y salir de esta lo antes posible y un poquito de cabeza. Nosotros hemos hecho varios cumpleaños de esta manera y nos lo hemos pasado bien. De lo malo hay que intentar sacar lo mejor. - ¿Tienes pareja ahora? - No. - Digo, cómo ahora puedes conquistar por el estómago pues para el siguiente. - Para la próxima pareja le voy a dejar rodando. - ¿Tienes algún proyecto a la vista? - ¿De pareja? Bueno, me están hablando para un posible proyecto para ficción que ojalá porque es lo que más quiero ahora mismo. Voy a poner a todas mis neuronas a focalizar en una serie que es el amor de mi vida, la interpretación. Se quedó ahí por el camino y me muero por recuperar. - Además, cocinar es algo muy disciplinado y pasó con Miguel Ángel Muñoz. - Sí, claro, y para memorizar. Ese menú final quería enseñároslo porque son como cinco hojas de elaboraciones y de pasos que lo voy a enmarcar yo creo. - La época de Bali que la recuerdas como la mejor. - Si, tuve una casa en Bali durante doce años más dos de construcción y esos sabores los tengo guardados. - ¿Por qué no te quedaste ahí? - Bueno, porque España es un paraíso aun mayor que luego te pones a equilibrar y como en España poco. Ahora hay que recuperarse.

Ficha técnica


Fecha 09/12/2020
Parte 1
Duración 00:12:33
Sonido Totales
Edición Editado
Localización Madrid
Firma Europa Press

Relacionados