Para acceder a este vídeo, solicite acceso al departamento comercial.

Foto del vídeo

Irene Villa aclara que no ha llegado el hombre que ocupe su corazón

Irene Villa aclara que no ha llegado el hombre que ocupe su corazón a pesar de lo que se ha dicho: “De momento no hay nadie. Ahora mismo no hay nadie, no hay una persona pero va a venir, no sé por qué. El que va a venir, todavía no le conozco. Es un presentimiento, te lo prometo y además lo contaré, no tengo por qué ocultarlo”. Sobre cómo tiene que ser el hombre que llegue a su vida, Irene explica: “Pues mira, una persona sencilla, humilde, maduro por favor, un hombre maduro, un hombre con ese poso… un hombre hecho y derecho, deportista si puede ser, viajero como yo y muy entusiasta, con sentido del humor como yo”. Aunque tiene muchas ganas de enamorarse, Irene reconoce que sus hijos no quieren: “Yo también me lo merezco pero él no sabe que eso es una parte importante en la vida de una persona. Él me ve tan completa, con mis amigas, viajando, con mi equipo de esquí, él piensa que no se necesita, francamente no lo he necesitado pero presiento que el año que viene será algo importante en la vida”. A pesar de su separación Irene Villa asegura que el amor nunca le ha defraudado: “Jamás me ha defraudado la palabra amor, me he sentido muy querida en todas las etapas de mi vida, desde mi primera pareja con 15 años hasta ahora he estado siempre muy bien tratada. He tratado de dar mucho amor y al final uno recibe lo que da. Es verdad que hay que ir con mucho cuidado y con pies de plomo por eso mismo, si tú no te quieres, corres el peligro de que los demás te traten de una forma que no mereces”. Si algo tiene claro es que no quiere que esa persona conviva con ella: “Tengo claro que no quiero un hombre para convivir, busco un amor un poco raro, un hombre pero que sea súper independiente como yo, que respete mi tiempo con mis hijos, mis hijos siempre estarán por delante, eso no se negocia. Existe, claro que existe, estoy convencida, una persona libre, inteligente, independiente y con sentido común, que sabe lo que dice y lo que hace. Yo me lo estoy imaginando, físicamente no pero me lo imagino”. Para Irene una de las herramientas más importantes en la vida es el perdón: “Soy una persona que perdono todo. Es una filosofía de vida, si con 12 años puede perdonar aquello de una forma natural y sincera, cómo no voy a perdonar cantidad de cosas que nos ocurren”. En cuanto a qué parte de su libro le ha costado más escribir, comenta: “Me ha costado mucho, las últimas revisiones del libro he llorado muchísimo con el capítulo de mi compañera de esquí, Esther, que se nos fue hace casi un año y también con el covid. Se me fue un familiar también y fue muy duro, para tanta la gente que ha perdido a un ser querido, es muy duro”. Entrevista Irene Villa: - Nuevo libro, enhorabuena. - Muy feliz con este nuevo hijo, cuento muchas cosas que pueden ser de ayuda para mucha gente que se enfrenta a un cambio abrupto, algo inesperado. Cuando nos invade la tristeza, la ansiedad o el estrés hacen falta píldoras para el alma, es un libro luminoso y que te da esperanza. - Que te ha dado a ti escribir este libro. - Me ha dado compartir lo que tengo dentro. Mucho trabajo también me ha dado, escribir un libro requiere disciplina como todo en la vida. Contagiar cosas buenas a la gente, sobre todo en este año tan difícil. - ¿Cómo surge la idea? - Hace años que seguía escribiendo pensamientos, idea, después de mi primer libro quería hacer algo porque la gente me lo pedía. Me dediqué a trabajar, hacer deporte, competir y escribir otras dos novelas. Si bien llevo años dándole vueltas, fue en confinamiento cuando dije, ahora o nunca. Estaba quieta en mi casa, se necesita mucho tiempo así que dije me pongo a hacerlo ya. - ¿Te ha costado narrar alguna historia? - Me ha costado mucho, las últimas revisiones del libro he llorado muchísimo con el capítulo de mi compañera de esquí, Esther, que se nos fue hace casi un año y también con el Covid. E me fue un familiar también y fue muy duro, para tanta la gente que ha perdido a un ser querido, es muy duro. - ¿Y lo que más rabia te ha dado? - Aunque alguna vez la puedo sentir enseguida la trasformo. No es un sentimiento que ayude, tampoco hay que ocultarlo. Lo convierto más en tristeza, cuando algo no me ha gustado o me he sentido mal, transito esa tristeza, lloro porque me encanta y luego adelante con lo que venga. - ¿Has encontrado en la escritura algún consuelo? - Escribir libros me parece una forma de abrir tu corazón y compartir lo que tienes, es un acto de generosidad maravilloso pero de terapia, me ha servido escribir una carta a alguien. - Hablamos también de perdón. - Es una herramienta fundamental para poder cerrar todas esas heridas y poder romper el vínculo con quién te ha hecho daño, es una forma de sanar y además con unas consecuencias increíbles. La vida me ha dado muchas oportunidades de empezar una vida nueva sin rencores. - ¿Te ha costado perdonar? - Soy una persona que perdono todo. Es una filosofía de vida, si con 12 años puede perdonar aquello de una forma natural y sincera, cómo no voy a perdonar cantidad de cosas que nos ocurren. - ¿En algún momento de tu vida te entró el ansia de venganza? - Como ves soy la persona más tranquila del mundo, ni deseos de venganza ni nada. Una de las cosas que he tenido que aprender es a decir las cosas sin ofender, sin agresividad pero ponerte en tu sitio, eso me ha costado toda la vida. Por no discutir le doy la razón a todo el mundo y eso tampoco puede ser. He escrito este libro como una revolución, para decir vamos a sacar todo el potencial sin miedo y a ser quienes somos. - Te podrías imaginar que en algún momento te convertirías en un referente. - Si a la gente le inspira algo positivo para cambiar en la vida, bienvenido será. Todos tenemos algo que cambiar, un trabajo, una relación o de vida directamente. Que no tengamos miedo, la vida es una y cuanto antes recuperes la vida que has venido a vivir, mejor. A veces hay dolor pero no por esquivarlo te vas a conformar con una vida mucho más anodina de la que quieres. - ¿Te hubieras imaginado tu vida de otra manera? - La vida es una gran maestra que es la que nos va dando los pasos y nos enseña por dónde ir en cada momento. No cambiaría nada. Me hubiera ahorrado cierto dolor pero al fin y al cabo eso es lo que te fortalece. Una vez que ya está atravesado ese desierto emocional, adelante. - ¿Qué sueño te queda por cumplir? - Ahora mis sueños son mis tres hijos, ojalá que no sufran escalando sus ‘ochocmiles’ que no sean demasiado difíciles pero ahora les toca a ellos y a mí, que estoy en la mitad de mi vida. Aunque yo siento que he cumplido, sobre todo el de la maternidad, es el sueño menos planificado pero el mejor. Ha sido lo más maravilloso del mundo. - Qué te dicen tus hijos. - Mis hijos son alucinante, pasaron de mí por completo cuando les enseñé el libro. Ellos saben que cuesta mucho porque me han visto en confinamiento pero no le dan valor. Le dan valor a que les lleve a un parque a jugar o de vacaciones. - ¿Algún día serán lectores tuyos? - La verdad es que eso sería un sueño que leyesen todos mis libros y que les gustasen, maravilloso. - Te dicen qué suerte. - No, ellos lo ven todo tan normal. Bueno es como se lo hemos planteado, no ven nada distinto, nada raro… Una vez que vinieron unos amigos de Carlos dijeron mira las piernas de mi madre, son duras… eso es lo único pero no ven nada heroico en lo que he conseguido. - Estamos viviendo una situación muy dura para todos, ¿Has aprendido algo de ti? - Mucho. Este recogimiento que me ha gustado llamarlo, en lugar de confinamiento, nos tiene que haber servido para crecer, interiormente y espiritualmente, yo lo he sentido. Ya sentí una revolución cuando cumplí los 40, pues ahora este 2020 también, sobre todo para saber las prioridades de cada uno, darle más valor a lo que yo siempre se lo había dado, a estar con los míos, er feliz y ayudar a quién pueda. - ¿Qué momento te ha costado más? - Este año lo más duro ha sido perder a un ser querido por culpa del Covid y además con una edad muy joven. Al margen de eso no recuerdo ningún otro mal momento, por suerte, hemos tenido años peores. Hemos cambiado mucho la estructura de nuestra vida pero me ha servido para afianzar más vínculo con mis hijos, les echaba mucho de menos, para escribir este libro y para estar volcada en leer y ver series, como todos los españoles. Ahora me voy a México a dar tres conferencias, estoy ilusionadísima, iba a ser en septiembre, ahí todavía estaban regular y ahora dicen que sí, que con los protocoles se pueden hacer eventos con poca gente. - ¿Cómo está siendo la vuelta al cole? - Mejor de lo que pensaba. El colegio por suerte son muy poquitos en clase y están respetando todas las medidas y de momento bien y yo poco a poco haciendo charlas online, sigo escribiendo y ahora retomamos las conferencias, las primeras México que me da muy buena sensación. - ¿Cómo valoras esta inestabilidad gubernamental? - La política no es lo mío, me gustaría que hubiese más consenso pero es muy difícil con el panorama que hay. Sobre todo que se intente frenar esta desolación que tenemos muchos. - ¿Qué borrarías de este 2020 y qué pedirías para el 2021? - Borraría el virus, me hubiera gustado que la vida nos parase pero de otra forma, sí que veo positivo que la vida te pare y a mí me ha parado unas cuentas veces. Después de ese parón he resurgido como el Ave Fenix con mucha más fuerza. No quiero quitar ninguna adversidad porque es lo que nos hace más fuerte, quitaría el Covid por todas las personas que se ha llevado antes de tiempo y al 2021 pido amor, lo tengo clarísimo. El 21 es mi número y estoy convencida de ello, lo que tú pides al final se te da. Yo he estado muy feliz este tiempo, no te lo voy a negar pero ahora lo que viene será mucho mejor. - Estamos hablando de una pareja. - Claro, estamos hablando de un amor de pareja, he estado muy feliz, tengo esa suerte de que soy una persona abierta, extrovertida, no sé qué hay que hacer para ligar ahora, pedir la PCR. 2021 nos tiene que recompensar a todos, salud y amor, eso es lo que siempre pido. - Muchos medios ya apuntaban que Irene Villa ya tenía pareja. - Se han equivocado, no ha sido algo escrito, ha sido algo que yo he hablado, yo me quedo callada en ese programa de televisión pero ya sabes cómo son los compañeros, están deseando que tenga pareja. - Había leído que hay un amigo especial. - Preguntaron pero no. - ¿Estás conociendo a un amigo favorito? - De momento no hay nadie. Ahora mismo no hay nadie, no hay una persona pero va a venir, no sé por qué. - Igual es porque algo hay. - No, el que va a venir, todavía no le conozco. Es un presentimiento, te lo prometo y además lo contaré, no tengo por qué ocultarlo. - ¿Tiene Irene Villa prototipo? - Claro que sí. - ¿Cómo tiene que ser? - Para que vayan apuntando. Pues mira, una persona sencilla, humilde, maduro por favor, un hombre maduro, un hombre con ese poso… un hombre hecho y derecho, deportista si puede ser, viajero como yo y muy entusiasta, con sentido del humor como yo. - ¿Tus hijos quieren que te enamores? - No, no quieren que tenga novio. Yo también me lo merezco pero él no sabe que eso es una parte importante en la vida de una persona. Él me ve tan completa, con mis amigas, viajando, con mi equipo de esquí, él piensa que no se necesita, francamente no lo he necesitado pero presiento que el año que viene será algo importante en la vida. - Te veo con ganas, ¿Te ha defraudado la palabra amor? - Nunca. A mí jamás me ha defraudado la palabra amor, me he sentido muy querida en todas las etapas de mi vida, desde mi primera pareja con 15 años hasta ahora he estado siempre muy bien tratada. He tratado de dar mucho amor y al final uno recibe lo que da. Es verdad que hay que ir con mucho cuidado y con pies de plomo por eso mismo, si tú no te quieres, corres el peligro de que los demás te traten de una forma que no mereces. - ¿El resto de familiares quieren que te enamores? - Sí, mi madre me ve tan feliz, ella es una persona tan libre y tan independiente que me dice para qué quieres pareja. Tengo claro que no quiero un hombre para convivir, busco un amor un poco raro, un hombre pero que sea súper independiente como yo, que respete mi tiempo con mis hijos, mis hijos siempre estarán por delante, eso no se negocia. Existe, claro que existe, estoy convencida, una persona libre, inteligente, independiente y con sentido común, que sabe lo que dice y lo que hace. Yo me lo estoy imaginando, físicamente no pero me lo imagino. - Rubio, moreno… - Eso me da igual, hombre si es grandote mejor, pero eso me da igual. - Vamos a mandar un mensaje de apoyo y de ánimo a todas las personas que lo están pasando mal. - Creo que en la vida hay que utilizar todo para avanzar, absolutamente todo para crecer, para aprender una lección nueva y así no veremos nunca amenazas ni barreras, si no oportunidades para demostrar que valemos y que vamos a conseguir una mejor versión de nosotros mismos una vez que hayamos atravesado esa adversidad. - Que llegue esa persona. - Me alegro que lo hayas aclarado porque es verdad que se han dicho muchas cosas. De momento estoy esperando ese AMOR. - También se te escapó una leve sonrisa. - Pues igual fue por eso, por la sonrisa. Vamos que yo quiero dedicarme a mis hijos que es lo que más me importa y que el 2021 nos traiga mucha salud y mucho amor. Este tema es en exclusiva

Ficha técnica


Fecha 01/11/2020
Parte 3
Duración 00:22:38
Sonido Totales
Edición Editado
Localización Madrid

Partes


Relacionados