Para acceder a este vídeo, solicite acceso al departamento comercial.

Foto del vídeo

José Sacristán, orgulloso y agradecido por recibir el Goya de honor

José Sacristán, orgulloso y agradecido por recibir el Goya de honor: "Me da mucha alegría porque, bueno, soy uno de los padres de la criatura, uno de los nueve que la puso en marcha y me siento orgulloso, de verdad. Creo que está en un punto la academia, todo es mejorable, pero estos chicos hacen una labor, se lo curran y está muy bien". El actor recuerda donde estaba cuando se lo comunicaron: "Estaba en casa. Me llamó el presidente de la academia, mariano barroso, y me dio muchísima alegría, por supuesto, entre otras cosas porque me habló de la unanimidad con la que había sido concedido. Yo sé que me dedico a algo que no es competitivo, pero cuando un reconocimiento así viene a todo un recorrido, a toda una carrera, pues siempre es de agradecer porque no anda uno tan desencaminado". Sacristán asegura que no tiene intenciones de retirarse a pesar de tener ya 84 años: "No, aquí seguiremos mientras la madre naturaleza tenga bien considerar mi estado de salud en condiciones. El actor ha presentado su obra el hijo de la cómica en homenaje a su amigo Fernando Fernán Gómez: "Era un hombre al que le gustaba hacer las cosas bien. No cabía la impostura a su lado, había que trabajar y trabajar bien, hacerlo bien. Y en lo de la vida había que procurar evitar a los necios, ¿no? Yo he dicho muchas veces cuando se hablaba del mal carácter de Fernando que era un hombre generoso, abierto, lo que pasa es que a Fernando el dinero nunca le ha importado muchísimo entonces se gastó todo lo que tenía en un detector de imbéciles. Era una máquina perfecta porque mientras que nosotros sin darte cuenta el tonto ya te ha saltado encima y te ha jodido, pues él con el detector lo veía venir y lo mandaba a hacer puñetas antes de que le hiciera daño porque era particularmente interesante estar a su lado". Total José Sacristán: - Darle la enhorabuena primero porque vemos que lo ha disfrutado. - Sí, muchísimo, muchísimo. Es un lujo volver a Fernán Gómez como volver a Miguel Delibes, volver a gente que he tenido la suerte y el privilegio no solo de trabajar con ellos o para ellos sino de ser su amigo, ¿no? Más allá de la bondad de su obra, eran ellos como personas tanto Fernando, como Miguel y Luis, pero con quién más relación tuve fue sin duda con Fernando Fernán Gómez. - ¿Qué le diría Fernán Gómez de ver que le ha escrito este texto en su honor y memoria? - Supongo que diría bueno, está bien, no es para tanto, pero está bien Sacristán. - ¿Nunca se conformaba? ¿Siempre veía peros en todo? - Era un hombre al que le gustaba hacer las cosas bien. No cabía la impostura a su lado, había que trabajar y trabajar bien, hacerlo bien. Y en lo de la vida había que procurar evitar a los necios, ¿no? Yo he dicho muchas veces cuando se hablaba del mal carácter de Fernando que era un hombre generoso, abierto, lo que pasa es que a Fernando el dinero nunca le ha importado muchísimo entonces se gastó todo lo que tenía en un detector de imbéciles. Era una máquina perfecta porque mientras que nosotros sin darte cuenta el tonto ya te ha saltado encima y te ha jodido, pues él con el detector lo veía venir y lo mandaba a hacer puñetas antes de que le hiciera daño porque era particularmente interesante estar a su lado. - Ha nacido un autor. - No, no jodamos Siempre me ha gustado emborronar cuartillas, de hecho, he escrito tres guiones y he dirigido tres películas y hay alguna que otra propuesta de editoriales y demás, pero me gusta. - ¿Entonces es probable que dentro de poco veamos otra adaptación u otro texto de usted? - De momento no porque tengo Señora de rojo y hay luego otras cosillas por ahí. El cómico Sacristán tiene trabajo y mientras tenga trabajo el director, el autor o ese Sacristán mejor que se quede en su casa y que no incordie. - Aprovechando que le tenemos aquí queremos darle la enhorabuena por ese Goya de honor. - Ah, muchísimas gracias. Me da mucha alegría porque, bueno, soy uno de los padres de la criatura, uno de los nueve que la puso en marcha y me siento orgulloso, de verdad. Creo que está en un punto la academia, todo es mejorable, pero estos chicos hacen una labor, se lo curran y está muy bien. - ¿Cómo se enteró usted de qué le iban a dar el premio? ¿Recuerda usted dónde estaba cuando le llamaron? - Sí, estaba en casa. Me llamó el presidente de la Academia, Mariano Barroso, y me dio muchísima alegría, por supuesto, entre otras cosas porque me habló de la unanimidad con la que había sido concedido. Yo sé que me dedico a algo que no es competitivo, pero cuando un reconocimiento así viene a todo un recorrido, a toda una carrera, pues siempre es de agradecer porque no anda uno tan desencaminado. - Usted ya tiene 84 años, pero no tiene pensado ninguna retirada, ¿no? Hemos visto a Concha Velasco, una grande, y a Serrat que también se despide de los escenarios. - No, aquí seguiremos mientras la madre naturaleza tenga bien considerar mi estado de salud en condiciones. Imágenes de José Sacristán durante la presentación de su obra 'El hijo de la cómica'.

Ficha técnica


Fecha 02/12/2021
Parte 1
Duración 00:03:42
Sonido Totales y Ambiente
Edición Editado
Localización Madrid
Firma Europa Press

Relacionados