Para acceder a este vídeo, solicite acceso al departamento comercial.

Foto del vídeo

Miguel Poveda confiesa que el confinamiento le ha servido para conectar con su hijo

Miguel Poveda confiesa que el confinamiento le ha servido para conectar con su hijo: "El confinamiento con mi hijo ha sido mágico. Realmente, yo me he conectado a él y él a mí, ahora tenemos un vínculo muy fuerte, pero el confinamiento ha sido charlas tras charlas, conversaciones, dibujos, juegos los dos solos, el uno con el otro. Él solo me tenía a mí y yo me dediqué en cuerpo y alma a él". El artista se deshace en elogios con su pequeño: "Los niños tienen esa gran virtud que nosotros perdemos cuando nos hacemos mayores que es la inocencia, el no ver las cosas desde un lado de la maldad si no que el sabe que hay que cuidarse, hay que protegerse y ya tiene ese compromiso con el ser humano, ¿no? Es decir, sufre cuando ve racismo en televisión, cuando ve bullying, cuando ve esas cuestiones que las hablamos con un niño que todavía no tiene seis años, los va a cumplir dentro de poco, y el me enseña a mí muchísimo a ver la vida con un objetivo y un plan mucho menos contaminado, mucho más puro, y ese regalo yo se lo debo al universo". El cantante desvela los mensajes de amor tan bonitos que le dedica su hijo: "Me dice unas cosas que son alucinantes cómo eres el rey de los artistas, te amo con todas las fuerzas del universo es muy cariñoso, muy bonito, sabe mi profesión y yo charlo con él como si fuera un adulto". Miguel Poveda está feliz por volver a dar un concierto en el teatro Coliseum de Madrid, evento que tendrá lugar el próximo 10 de abril: "Para mí realmente es un regalo poder venir a la gran vía y volver a sentir que se reactiva un poco la vida, ¿no? Sé que ya va empezando a funcionar un poquito más la cultura, los teatros, aunque hay mucho todavía por hacer, pero a mí hacer lo que más me apasiona, en la ciudad que me apasiona, en la Gran Vía que tantos recuerdos tengo y que además la hemos visto tan vacía, tan desértica, tan muerta un lugar tan vivo, pues es como vuelve la vida de alguna manera siempre con cautela y demás". Sobre que ofrecerá en su próximo concierto en la Gran Vía, explica: "Pues voy a hacer lo que llevo haciendo siempre que es mi parte de flamenco tradicional, cantar a los poetas, sobre todo a Federico que siempre digo que es mi dios, mi referente, pero ya voy a empezar a adelantar cosas de mi disco. Va a ser como un ensayo general también puesto en escena de algunas de las piezas que ya estoy grabando y cantando pues eso, lo que luego nos acontecerá cuando pase el verano. Alguna composición que hice durante el confinamiento para agradecer a todos los sanitarios y toda esta gente que estuvo en primera línea de fuego en los tiempos más complicados". Total Miguel Poveda: - Bueno, Miguel, en primer lugar, muchas felicidades porque hacer un concierto en estos tiempos es todo un reto. - Muchísimas gracias. Para mí realmente es un regalo poder venir a la Gran Vía y volver a sentir que se reactiva un poco la vida, ¿no? Sé que ya va empezando a funcionar un poquito más la cultura, los teatros, aunque hay mucho todavía por hacer, pero a mí hacer lo que más me apasiona, en la ciudad que me apasiona, en la Gran Vía que tantos recuerdos tengo y que además la hemos visto tan vacía, tan desértica, tan muerta un lugar tan vivo, pues es como vuelve la vida de alguna manera siempre con cautela y demás. - ¿Es el primero de este año? - No, el primero ha sido hace como unas semanas atrás que fue en el Palau de la Música de Barcelona, en mi tierra, y lo disfruté como un niño pequeño. Lo disfruté muchísimo. - Emociones especiales ahora. - Sí, claro, se vive con otra emoción. Date cuenta que son muchas horas las que hemos pasado sin trabajar en casa, dándole muchas vueltas a la cabeza, aunque yo he estado haciendo mi disco, componiendo otras, ensayando, pero el escenario es otra cosa. El escenario se echa mucho de menos, mucho. - ¿Qué va a ver la gente que vaya al concierto? Danos un aperitivo. - Bueno, pues voy a hacer lo que llevo haciendo siempre que es mi parte de flamenco tradicional, cantar a los poetas, sobre todo a Federico que siempre digo que es mi Dios, mi referente, pero ya voy a empezar a adelantar cosas de mi disco. Va a ser como un ensayo general también puesto en escena de algunas de las piezas que ya estoy grabando y cantando pues eso, lo que luego nos acontecerá cuando pase el verano. Alguna composición que hice durante el confinamiento para agradecer a todos los sanitarios y toda esta gente que estuvo en primera línea de fuego en los tiempos más complicados, ¿no? - ¿Se te pararon muchos proyectos o aprovechaste ese tiempo para componer? - Un poco de todo. Se pararon los proyectos, sobre todo viajes que teníamos fuera porque en este año pasado era el año de salir fuera, ¿no? De ir a Estados Unidos, Europa, Argentina Aunque habíamos hecho ya México y Colombia íbamos a volver y hacer un poco más de carrera allí. Todo eso se paralizó, pero en cierta manera hubo un tiempo que nos vino muy bien por la velocidad que llevamos todos a mí ese parón obligatorio que hizo el planeta a todos los seres humanos pues en las primeras semanas a mí me sirvió para la reflexión, el auto análisis, para muchas cuestiones que hoy día agradezco. Lo que pasa es que fue mucho y aun precio muy alto porque son muchas vidas las que se han ido, muchos enfermos y bueno, ese parón lo deberíamos hacer de vez en cuando sin pandemia. - Dicen que esta pandemia nos ha servido para conocernos, para aprender cosas que a lo mejor no conocíamos incluso de nosotros y otros. ¿En tu caso te ha servido para ser incluso mejor persona? - No sé si mejor persona. Yo trato cada día de ser mejor persona en todo, pero si que es verdad que lo que si ha conseguido es que mi compromiso con las nuevas generaciones y con el planeta sea mucho más firme y mucho más fuerte porque me asusta el mundo que le voy a dejar a mi hijo, y el mundo que le vamos a dejar a la gente que se va a quedar aquí, que va a seguir naciendo. Entonces, me gustaría ya que tengo el arma de la música que sirviese mi paso en este planeta de algo, para movilizar una conciencia desde un lado amable, del amor que invite a las generaciones a tener compromiso con el cuidado del medio ambiente, con el no confrontamiento, el diálogo y cuestiones que ahora mismo están, con perdón de la palabra, muy jodidas. - ¿Cómo ha sido estos momentos con tu hijo? ¿Cómo lo estáis viviendo? - El confinamiento con mi hijo ha sido mágico. Realmente, yo me he conectado a él y él a mí, ahora tenemos un vínculo muy fuerte, pero el confinamiento ha sido charlas tras charlas, conversaciones, dibujos, juegos Los dos solos, el uno con el otro. Él solo me tenía a mí y yo me dediqué en cuerpo y alma a él. En el confinamiento mucha gente te pedía hacer muchas actividades y yo en la medida que podía iba colaborando, pero mi hijo no podía ir a la guardería y necesitaba de mi presencia las 24 horas y yo tenía que equilibrar eso de alguna manera. Al final lo llevé bien y eso nos hizo convertirnos no solo en padre e hijo si no en dos amigos que convivían. - Tu niño lo llevará incluso mejor que nosotros porque son tan pequeñitos que seguramente que lleven esto más normal. - ¿Es que sabes que ocurre? Los niños tienen esa gran virtud que nosotros perdemos cuando nos hacemos mayores que es la inocencia, el no ver las cosas desde un lado de la maldad si no que el sabe que hay que cuidarse, hay que protegerse y ya tiene ese compromiso con el ser humano, ¿no? Es decir, sufre cuando ve racismo en televisión, cuando ve bullying, cuando ve esas cuestiones que las hablamos con un niño que todavía no tiene seis años, los va a cumplir dentro de poco, y el me enseña a mí muchísimo a ver la vida con un objetivo y un plan mucho menos contaminado, mucho más puro, y ese regalo yo se lo debo al universo. - Tu hijo, ¿es consciente de quién es su padre cuando te ve en la tele? - Sí, él lo sabe perfectamente y además me dice unas cosas que son alucinantes cómo eres el rey de los artistas, te amo con todas las fuerzas del universo Es muy cariñoso, muy bonito, sabe mi profesión y yo charlo con él como si fuera un adulto. Muchas veces me dice: Papá, no le cuentes a nadie el secreto de que tú eres Miguel Poveda. No se lo digas a nadie que te quiero tener de papá nada más. - ¿Qué proyectos tienes? - Seguir grabando ahora que ya puedo asistir a un estudio de grabación porque ya la pregrabación la hice casi en casa y tener esos encuentros que yo quería tener con la música de otros países, y que ya he tenido, ¿no? Con los mariachis que he grabado con Álex Carballo, con los artistas de flamenco que quiero grabar como Diego Mora y Jesús Guerrero, viajar al extranjero porque hay cosas que tengo que grabar en Buenos Aires y en Cuba, y estamos viendo cómo hacemos esos viajes, y nada, en eso estoy a ver si el año que viene ya presentamos disco. Imágenes de Miguel Poveda posando durante la presentación de su concierto.

Ficha técnica


Fecha 03/03/2021
Parte 2
Duración 00:08:27
Sonido Totales y Ambiente
Edición Editado
Localización Madrid
Firma Europa Press

Partes


Relacionados