Para acceder a este vídeo, solicite acceso al departamento comercial.

Foto del vídeo

Vanesa Lorenzo presenta su libro 'Crecer juntos'

Vanesa Lorenzo presenta 'Crecer juntos', su último libro. La exmodelo explica de dónde surgió la idea para lanzarse a escribirlo: “Este libro nace de la necesidad como madre de buscar herramientas para educar a mis hijas básicamente. Además del yoga, que es una disciplina que me acompaña desde hace muchísimos años y yo tenía claro que quería introducir a mis hijas en esta filosofía lo antes posible para que les ayudara en el recorrido de su vida como personas, pues me topé con la disciplina positiva que es la otra filosofía de la que habla el libro hace cuatro años, cuando mi hija maría tenía dos años y mi hija manuela tenía cuatro, y empecé a vivir ya en el hogar situaciones y retos que me ponían las niñas que veía que no sabía cómo hacerlo”. La pareja de Carles Puyol cuenta cómo consiguió que el exfutbolista viera con buenos ojos aplicar la disciplina del yoga en la crianza de sus hijas: “Él la verdad que no estaba en esa búsqueda tan personal como la que yo estaba, pero por supuesto me acompañó porque al final es una responsabilidad de los dos. En pareja cuando tienes hijos tienes que consensuar también la educación. Cuando empiezas una relación hasta que no tienes hijos no sabes cómo vas a educar a unos hijos porque no has visto a tu pareja hacerlo antes y también hay que consensuar en la educación”. La diseñadora descarta pasar por el altar: “bueno, eso fue más bien una broma. Nosotros estamos ya más que casados porque imagínate con dos niñas en casa”. Vanesa asegura que se encuentra en una de las mejores etapas de su vida: “Estoy muy contenta en el momento en el que estoy con los cambios de vida que me ha generado ser madre y tener una vida mucho más asentada, y no lo cambiaría cómo tampoco cambiaría la etapa anterior”. Sobre si se plantean tener un tercer hijo, la exmodelo contesta: “De momento no lo planteamos, la verdad, porque ya con dos es mucho trabajo”. Entrevista Vanesa Lorenzo: - Vanesa, ¿por qué has decidido publicar este libro y compartir las técnicas para educar a tus hijos? - Pues este libro nace de la necesidad como madre de buscar herramientas para educar a mis hijas básicamente. Además del yoga, que es una disciplina que me acompaña desde hace muchísimos años y yo tenía claro que quería introducir a mis hijas en esta filosofía lo antes posible para que les ayudara en el recorrido de su vida como personas, pues me topé con la disciplina positiva que es la otra filosofía de la que habla el libro hace cuatro años, cuando mi hija María tenía dos años y mi hija Manuela tenía cuatro, y empecé a vivir ya en el hogar situaciones y retos que me ponían las niñas que veía que no sabía cómo hacerlo. Entonces empecé a buscar respuestas a esto, me topé con la disciplina positiva, hice unos talleres intensivos, fue ahí donde conocí a la psicóloga infantil que me acompaña en el libro, y desde ahí, teniendo estas dos filosofías que me acompañaban, pensé que era una muy buena idea poder compartir todas estas herramientas que a mi tanto me están ayudando con los demás. - Según he leído en el libro fuiste también con Carles, ¿cómo hiciste? ¿Le arrastraste? ¿Se prestó? ¿Contribuye mucho en la crianza? - Él la verdad que no estaba en esa búsqueda tan personal como la que yo estaba, pero por supuesto me acompañó porque al final es una responsabilidad de los dos. En pareja cuando tienes hijos tienes que consensuar también la educación. Cuando empiezas una relación hasta que no tienes hijos no sabes cómo vas a educar a unos hijos porque no has visto a tu pareja hacerlo antes y también hay que consensuar en la educación. - ¿Cómo has conseguido que sea un libro práctico? - Yo quería que fuera práctico porque como madre necesitas que te lo puedas llevar a tu día a día y que no sea complicado. Es cierto que en el libro hay una parte más filosófica para entender las metodologías que se tratan tanto el yoga para niños como en la filosofía positiva, pero también hay una parte muy práctica de ejercicios tanto en yoga, dividido en dos bloques, y en cuanto a la disciplina positiva hay muchísimos ejemplos de esos retos diarios y cómo afrontarlos. - ¿A ti te han ido bien? - La educación, sobre todo la que propone la disciplina positiva, es a largo plazo pero los resultados se ven. Es verdad que son resultados a largo plazo porque esta metodología se aleja de los premios y los castigos y de intentar corregir una conducta en el segundo, sino intentar corregir una conducta desde la base, desde la necesidad real que tiene el niño. Con lo cual es un proceso más a largo plazo pero con muy buenos resultados, pero no es perfecto. Al final todos nos equivocamos, es cuestión de aceptar que los retos y las fases por las que pasan los niños son distintas y que vamos a estar tanto los padres como los hijos muchas veces con frustración, estrés, rabia incluso y hay que gestionar todo eso. - Me imagino que por mucho que se quiera alguna vez se pierden los nervios y más tan pequeñas como son tus niñas ¿no? - Sí, somos humanos, yo sigo perdiendo los nervios muchas veces, pero el yoga y la disciplina positiva a mí me ofrecen herramientas para poder gestionar eso mejor. No es que lo vaya a hacer de diez, pero por lo menos tengo herramientas para gestionarlo que no es poco. - ¿Debe ser un momento divertido el veros hacer yoga en familia? - La verdad que los niños disfrutan mucho de la práctica del yoga porque la forma de introducirles la práctica es a través del juego con lo cual es divertido para ellos. Luego ya se van introduciendo conceptos más de conciencia, que lógicamente a edades tempranas es difícil, pero si me parece muy interesante y valioso el que empiecen a relacionarse con el cuerpo de una forma más consciente, que empiecen a sentir y a usar la respiración que es una herramienta valiosísima para gestionar las emociones… Todo eso empieza a introducirse en el hogar de una forma amable y natural que en un futuro les puede servir mucho. - En la dedicatoria decías que tus hijas son muy distintas, ¿cómo son? - Son muy distintas sí. Una es una niña completamente creativa y expansiva, tiene un ojo súper creativo, es muy independiente y tiene otra forma de mirar. Y la otra es una niña mucho más analítica, más introspectiva… Las dos tienen un carácter fuerte eso sí. - ¿Cuál es cuál? - Manuela es la más analítica diría yo, pero esto que no me oigan nunca decirlo porque es una de las cosas que propone la disciplina positiva, el no etiquetar a los niños porque entonces no van a poder desarrollarse realmente en su personalidad y con toda la libertad que necesita para desarrollarse un ser humano. - ¿Cómo recuerdas tu infancia? - Yo recuerdo una infancia muy buena, no con grandes excesos, los niños de ahora en economías medias y economías holgadas hay mucho exceso, y teniendo muchas menos cosas que mis hijas tienen o familias cercanas tienen, yo recuerdo una infancia maravillosa. Muy conectada con la naturaleza porque íbamos siempre a la masía de mis abuelos en el campo y muy bonita. - También se lo dedicas a Carles que por cierto puso en redes sociales que casi os cuesta el divorcio un poco de broma, ¿por qué? - Porque en el confinamiento desarrollé toda la parte de redacción del libro que fue la más intensa y tuve que trabajar muchas horas y claro él tuvo que encargarse muchas horas de las niñas porque yo no podía. - También le decías que precisamente has escrito por eso el libro, por él, para que aprenda… - (Ríe) Exacto, nos hacíamos unos guiños porque hay que ponerle humor a la vida ¿no? - A parte de escribir ¿qué has hecho en el confinamiento? ¿Te ha valido para tener más tiempo con tus niñas? ¿para tener más tiempo para ti? - Yo creo que ha habido muchas cosas positivas y muchas cosas negativas como todos sabemos ¿no? Pero entre las cosas positivas yo creo que se han creado muchos lazos a nivel familiar y en mi caso te da la oportunidad de aprender un poquito de cada uno de nosotros, al final es como que haces un estudio más en profundidad de los individuos que forman parte de tu familia y que a veces damos por sentado que conocemos, pero no conocemos, y menos a nuestros hijos, que tan importante es observarles para saber qué tipo de personas son ¿no? - Siguen siendo muy chiquitinas. No sé si te planteas tener un tercero. - De momento no lo planteamos, la verdad, porque ya con dos es mucho trabajo. - Y bueno, pediste matrimonio en Islas Galápagos si no me equivoco y que luego ya vino el coronavirus y lo habéis dejado. No sé si hay planes de retomar el matrimonio. - Bueno, eso fue más bien una broma. Nosotros estamos ya más que casados porque imagínate con dos niñas en casa. - Me imagino que las niñas, la mayor, tiene la típica edad de querer ser modelo como mamá. Tú has sido modelo muy importante, ¿crees que quieren seguirte? - Pues mira, no. ¿Qué me dijo el otro día que quería ser? Bueno, los niños cambian y cada día quieren ser algo distinto, pero yo creo que todavía son muy pequeñitas para entender exactamente el trabajo de sus padres. Creo que todavía son pequeñitas. - ¿Echas algo de menos de esa época activa? Te pilló muy jovencita y estabas triunfando en el extranjero y tuvo que ser muy difícil con dieciocho años ser una modelo internacional. ¿Echas de menos algo de eso? ¿Fue una etapa dura? - Fue una etapa que tuvo de todo. Tuvo momentos maravillosos y momentos no tan maravillosos porque la tecnología ha cambiado infinito, ¿no? Desde esa época que no había móviles y yo recuerdo intentar hablar con mis padres todos los días desde una cabina telefónica… Imagínate, estamos hablando de cuando yo tenía dieciocho años desde París. Me sentía muy cercana a mi familia, pero si es verdad que no tenía la disponibilidad de hacer esos Zoom diarios o el Facetime, ¿no? - ¿No echas de menos las pasarelas y esos momentos de publicidad con tantos fotógrafos? - Yo echo mucho de menos la vida nómada que llevaba antes. Sí que la echo de menos, pero hasta cierto punto. Estoy muy contenta en el momento en el que estoy con los cambios de vida que me ha generado ser madre y tener una vida mucho más asentada, y no lo cambiaría cómo tampoco cambiaría la etapa anterior. - ¿Cómo tienes los pies en el suelo? Porque imagino que halagos a esa edad, triunfar, tener dinero y que te esté diciendo todo el mundo lo guapísima que eres, que es un hecho, pero que luego a lo mejor te puede estropear el carácter. - Yo creo que normalizas el vocabulario que se utiliza mucho en moda que es de tanto halago y de hablar todo el tiempo de lo externo de una imagen, pero si que es cierto que peliagudo y que es peligroso porque llega un momento que piensas que el rechazo o la aceptación es solo y puramente por una fachada, ¿no? Y eso sí que es importante tenerlo muy en cuenta. Yo siempre decía que es muy importante bajarse de los tacones, en sentido figurado, y yo creo que ese mensaje me ayudaba a tener los pies en la tierra y entender que es un trabajo como cualquier otro y subirse a los tacones eres ese personaje, pero luego te bajar y eres tú. - Las redes sociales que me parecen también muy buenas, pero muy peligrosas porque con los que sois caras conocidas los haters se quedan a gusto. ¿Cómo llevas eso? - Yo creo que las redes sociales son muy peligrosas porque estamos creando identidades digitales que no son reales y creo que eso es muy peligroso a nivel psicológico, y más si ya es difícil para personas adultas como nosotros sobrellevar esa aceptación o no a través de tu perfil digital que no es real, ¿no? En el mejor de los casos, tu perfil digital es una parte tuya de verdad o muestras una parte tuya en el mejor de los casos. Otra cosa que hay que tener en cuenta, yo la tengo súper presente para como afrontarlo para cuando mis hijas sean adolescentes. - ¿Qué tienes por tus niñas? - Miedos. Yo la palabra miedo intento no usarla, fíjate, porque creo que conlleva mucho estrés y mucha ansiedad la palabra miedo, pero sí hay muchas cosas que me preocupan y me preocupan enormemente como el tema de las redes sociales. Ayudar a mis hijas a que tengan un pensamiento crítico para poder enfrentarse a toda la cantidad de información que van a tener a su disposición y que no toda vale. Eso si que me parece importante. - ¿Es fácil ponerse de acuerdo con Carles para las decisiones de las niñas? Porque eso sí que he visto en el libro que hay que consensuarlo muy bien y que no se note. - La verdad es que en la gran mayoría de las decisiones estamos de acuerdo. No en todas, me imagino que, como todas las parejas, pero tengo mucha suerte de que me apoya mucho, nos respetamos mucho y mi maternidad pues el confía en mis capacidades cómo madre y yo confío en sus capacidades cómo padre que yo creo que es un punto importante de partida, pero luego si que es verdad que las cosas hay que hablarlas. Yo creo que la comunicación sobre todo cuando tienes hijos… A veces como que da miedo o no hablamos con nuestra pareja de ¿y qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a educar a nuestros hijos? Es algo de lo que ni se habla porque parece que ya vamos a estar de acuerdo y a lo mejor no. - Además, sigues diseñando. - Ahora, ejecutivamente, no tengo un papel de diseñadora de la marca de la que soy socia, pero si que me encantaría volver a diseñar porque la parte creativa pues disfruto mucho. Estudié diseño de moda y lancé mi marca hace años, y es verdad que cuando empecé a ser madre pues lo dejé un poquito en stand by y me gustaría volver a retomarlo. - Y Carles que está tan ligado al fútbol, ¿qué está haciendo ahora? - Pues eso sería mejor que se lo preguntaras a él. - ¿No le gusta que hables de él? - No, él nunca me ha dicho no hagas esto. Nunca, pero cada uno tiene que hablar de sus cosas, ¿no? - Todas tus amigas te han felicitado, ¿no? Ariadne, Lourdes Montes también te felicitó por el libro. - Tengo muchas ganas de que llegue a muchas de mis compañeras a las que admiro y me inspiran mujeres, y hombres también tengo que buscar porque siempre me salen mujeres y tengo que buscar hombres porque esta tarea de la maternidad paternidad es de las dos partes, o bueno, dependiendo del tipo de pareja que seas. Dos mujeres, dos hombres, lo que sea, ¿no? Me hace mucha ilusión que llegue el libro físico en manos de personas a las que tengo mucho cariño y que puedan disfrutar de él. - Tienes mucha amistad con Sara Carbonero. No sé si sabes cómo está porque no la vemos hace mucho. - En algunas ocasiones habíamos coincidido por nuestras parejas y siempre he tenido una relación muy bonita con ella. La verdad que es una chica fantástica, muy cariñosa y muy simpática, pero no tengo relación íntima con ella. A lo mejor cuando he tenido algún mensaje con ella en los últimos meses, yo creo que está muy bien. - Y ahora que estás en Madrid, ¿vas a aprovechar para ver a alguien? ¿A alguna amistad que tienes por aquí? - Pues yo tengo muchos amigos en Madrid porque viví aquí, hice la universidad aquí y es una ciudad a la que tengo mucho cariño, y tengo mucha gente a la que quiero mucho aquí así que espero verlos con las restricciones q

Ficha técnica


Fecha 27/10/2020
Parte 1
Duración 00:20:41
Sonido Totales
Edición Editado
Localización Madrid

Partes


Relacionados