Las ventas de cerveza en el canal hostelería registraron un descenso del 37% acumulado en 2020

A pesar de que la cerveza es la bebida más popular (consumida por más del 80% de los españoles mayores de edad; mayoritaria para las franjas de edad superior a los 24 años,) y transversal (con independencia de su rango social, económico o sexo), y haberse convertido en un recurso casi imprescindible en encuentros virtuales durante los confinamientos, el cierre de la hostelería y la falta de encuentros personales lastraron su consumo de forma insólita en 2020 y, con ello, la aportación de la cerveza a las arcas del Estado y al empleo en su larga cadena de valor. Así se desprende del Informe Socioeconómico del Sector de la Cerveza en España 2020, publicado por Cerveceros de España y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que se ha presentado hoy con la participación del Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas Puchades, el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla Marañón y el secretario general de Hostelería de España, Emilio Gallego Zuazo. En 2020 se produjo un descenso histórico en el consumo global de cerveza en España, que cayó más de un 12%, situándose a niveles de la crisis del 2007-2014 (36 millones de hectolitros). Del mismo modo, el consumo per cápita entre la población española descendió dos litros, quedándose en 50 litros anuales, según el informe de Kantar Compra y Consumo de Cervezas en España. (El Informe de Consumo Alimentario 2020 publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lo sitúa aún más bajo, en 42 litros). La producción de cerveza en España se vio igualmente muy afectada, quedándose en 34,7 millones de hectolitros. En el caso de las cerveceras de menor tamaño, la caída de la producción superó el 40% debido a su mayor dependencia de la hostelería local y a su menor acceso a otros canales de venta. Esta acusada caída de la producción en el segmento craft conllevó el cierre del 12% de sus centros de producción. El porcentaje de cerveza consumida en España de producción nacional ha pasado del 88% al 85% por la caída del consumo en horeca. Por su parte, las ventas cayeron en la misma proporción que el consumo y la producción, bajando a los 33,3 millones de hectolitros de cerveza. Debido al cierre total y las fuertes restricciones: solo un 38,6% de la cerveza se vendió al canal hostelero frente al 61,4% a alimentación. Según Fedishoreca, la entidad que representa a las principales empresas de distribución a hostelería, a final de mayo, tan solo el 85% de los establecimientos fijos estaban abiertos con respecto a los del mismo mes antes de pandemia. Los datos muestran también un descenso acumulado de las ventas de 39,7% si se compara con el periodo de enero a mayo de 2019. Las restricciones a la hostelería implicaron que el consumo en el hogar (56%) superara por primera vez al de hostelería (44%), si bien hasta el 2019 cerca del 70% de la cerveza se consumía fuera del hogar. No obstante, el ligero incremento del consumo en el hogar no compensó la caída de consumo global, ya que se perdieron en todo el ejercicio cerca de un 30% de las ocasiones de compra de cerveza en hostelería u otro canal. Esta situación generó que el valor total de la cerveza registrado en España descendiera un 22%. Los datos de Hostelería de España apuntan a que el conjunto de la restauración española sufrió un descenso en su facturación interanual del 53,3%, con el fuerte peso de la cerveza en la facturación de muchos establecimientos. Además, en el Informe se observa cómo las áreas con unas políticas más restrictivas en las aperturas de hostelería perdieron más compradores y frecuencia de compra fuera del hogar. La cerveza sigue siendo la bebida más popular entre los españoles adultos, ya que un 83,4% de los mismos afirma consumirla según estudios metroscópicos. Durante 2020, no cambió la preferencia por esta bebida y la forma en que se consume, con algo de comer, ya que el 70% de las ocasiones de consumo cerveza se produjeron durante almuerzos o cenas. Según Kantar, estas ocasiones se repartieron entre semana (52%) y durante los fines de semana (48%). El sector cervecero, caracterizado por ser uno de los más dinámicos en España y referente en el panorama agroalimentario, no ha podido evitar el impacto de los cierres y la crisis. Esto se refleja en varios índices de medición, como el valor añadido aportado por el sector a la economía nacional, que cayó en 2020 un 28%, pasando de los 8.500 millones de euros registrados en 2019 a los 6.100 de 2020. La fuerte caída de actividad en el sector se traduce también en una menor recaudación de impuestos (IIEE, IVA, IRPF) para el Estado, con el consiguiente impacto en las arcas públicas. En 2020, la cantidad se redujo a los 4.000 millones de euros, registrando un descenso del 33% frente al volumen alcanzando en 2019 (6.000 millones) según las estimaciones de Europe Economics. El sector se caracteriza también por su importante contribución a la creación de empleo, siendo España, según datos de antes de la pandemia, el tercer país generador de empleo, junto a Alemania y Reino Unido. En 2019, la cerveza generaba casi 9.500 empleos directos y contribuía a la creación de más de 420.000 puestos de trabajo indirectos, casi el 90% en hostelería. (Fuente: Jordi Dominguez Gris)

Ficha técnica


Fecha 16/06/2021
Parte 2
Duración 00:07:56
Sonido Totales y Ambiente
Edición Bruto Compactado
Localización Madrid
Firma Jordi Dominguez Gris

Partes


Relacionados