La gripe y los resfriados comunes no han desaparecido

La incidencia de la gripe ha descendido esta temporada debido, entre otras cosas, a las medidas de higiene que venimos tomando en los últimos meses. Pero, la gripe y más los resfriados comunes no han desaparecido y las cifras hay que interpretarlas con prudencia. Como apunta Leovigildo Ginel, médico de familia en el centro de salud Ciudad Jardín de Málaga, “los datos que muestran esta bajada hay que tomarlos con cautela ya que, debido a la saturación de los centros de salud y de las urgencias, se han hecho menos pruebas diagnósticas de la gripe que otros años y el virus de la gripe se ha presentado impredecible en otras ocasiones”. Por eso y para no contribuir más a esta saturación, “lo más recomendable es recurrir a medicamentos que no necesitan receta como es el caso de los antigripales y por supuesto solicitar la recomendación de nuestro farmacéutico ante cualquier duda”, concluye. Aunque las medidas de higiene favorecen la no propagación del virus de la gripe, el resfriado común se ve menos afectado por el uso de la mascarilla y del gel hidroalcohólico. En palabras del Dr. Ginel, “el resfriado, que está causado en la mayoría de las ocasiones por el rinovirus, no se ha visto tan afectado porque en el resfriado común se producen muchos más aerosoles por los estornudos que realiza el paciente, y porque las medidas higiénicas con geles hidroalcohólicos son menos efectivas debido a que los rinovirus no tienen cubierta lipídica”. En España se estima que un adulto normal padece, como promedio, 1 ó 2 resfriados anuales y un niño entre 5 y 6, aunque dependerá mucho del momento de la infancia en que se encuentre. Resfriado y gripe son enfermedades virales que afectan al sistema respiratorio y cuya sintomatología y tratamiento debemos conocer para actuar en consecuencia. Por un lado, el resfriado común consiste en una infección aguda de las vías respiratorias que puede ser provocada por más de 200 virus diferentes, siendo algunos más predominantes, como el rinovirus o el coronavirus, entre otros. Puede aparecer durante todos los meses del año. Es normalmente afebril, y cursa acompañado de estornudos, mucosidad, congestión nasal, lagrimeo en los ojos, tos, irritación y picor nasal. En algunos casos, puede haber fiebre leve. Suele durar menos de 14 días. Por otro lado, la gripe es una infección vírica aguda de las vías respiratorias altas causada por el virus de la gripe o influenza. Entre sus características más importantes está su elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. Sus síntomas, como fiebre alta, dolores musculares, malestar general, tos seca o similares, aparecen de repente, bruscamente. Su duración oscila entre los 7 y 14 días. Para tratar las infecciones respiratorias agudas causadas por el virus de la gripe y el resfriado se recomienda un tratamiento sintomático que actúe de la forma más eficaz contra estos síntomas. Por eso, debemos seleccionar aquellos medicamentos que mejor se adapten en cada caso a los síntomas que presentamos y queremos aliviar. Entre ellos podemos encontrar analgésicos y antipiréticos, antitusivos, descongestivos, mucolíticos, expectorantes... solos, o en combinación en forma de antigripales. En el caso de estos últimos, contienen diferentes principios activos que alivian los principales síntomas de la gripe. (fiebre, tos, goteo nasal y decaimiento). (Fuente: Jordi Dominguez Gris)

Ficha técnica


Fecha 09/02/2021
Parte 1
Duración 00:10:35
Sonido Totales y Ambiente
Edición Bruto Compactado
Localización Madrid
Firma Jordi Dominguez Gris

Partes


Relacionados